La matanza del cerdo como espectáculo público

La matanza del cerdo
como espectáculo público.


Por Mª Consuelo Polo Delgado
Se sigue intentando poner de moda el "espectáculo" de la matanza del cerdo. Incluso las casas de "turismo rural" se asocian con los artífices de las matanzas para incluirlas dentro de sus "actividades"... ¡Mucho ojo cuando vayamos de vacaciones a un alojamiento rural!
Pero la cosa llega más lejos, y ya hay folletos de casas de reposo, en un ambiente pretendidamente " natural y ecológico", con todos los ingredientes al uso: rutas de senderismo, taller de fotografía natural, deportes como pira- guismo, parapente, etc..., y la matanza del cerdo. De uno de estos folletos de una casa rural en Pradosegor (Ávila) recogemos el texto, que no tiene desperdicio: "A partir de noviembre, la matanza del cerdo. Ven a hacer chorizos. Un fin de semana de gula. Engorda y disfruta. Técnicas tradicionales...".
En diversos lugares de España, además, se ha puesto de moda celebrar la "matanza del cerdo" en la calle como espectáculo público. En Madrid y otras ciudades, empresas como Seat, Unión Fenosa y otras organizan excursiones y fletan autobuses para que quienes lo deseen vayan a "divertirse" viendo cómo un pobre animal indefenso grita con desesperación cuando el cuchillo le abre en canal.
El restaurante " El Virrey" de Burgo de Osma (Soria) celebra estas matanzas todos los fines de semana, desde enero hasta finales de marzo. En Montejo de Tiermes, el alcalde, propietario del restaurante "Termes" también organiza estas matanzas para diversión del público, pero durante todo el año una vez al mes. También en Miranda de Ebro y Aranda de Duero (Burgos), en Montanchez (Cáceres) y en algunos lugares de Cataluña, así como en otroc muchos pueblos, se vienen haciendo estas matanzas a las que también acuden niños con sus familiares (es una buena manera de "educar" en el respeto y la sensibilidad hacia todos los seres vivos).
Estos degradantes espectáculos están prohibidos por la Directiva del Consejo de la Unión Europea 74/577/CEE de 1974 sobre aturdimiento antes del sacrificio, y que es de obligado cumplimiento. También los prohibe la Directiva 93/119/CEE que entró en vigor en 1993. España firmó un Decreto, de 20 de enero de 1995, sobre aturdimiento de los animales antes del sacrificio.
Todo esto se está incumpliendo en estas matanzas-fiestas ya que el cerdo es muerto a la manera tradicional y esto únicamente está permitido cuando es para el consumo familiar en aquellos pueblos de difícil acceso a mataderos.
ALA está denunciando reiteradamente estos hechos sin obtener de momento respuesta alguna. Las Juntas Territoriales, en este caso de Castilla- León, no saben, no contestan. Allí nadie sabe a qué departamento corresponde canalizar estas denuncias y nos da la sensación de que hablarles de este tema les violenta, ni siquiera están al tanto de a normativa comunitaria europea ni de las leyes españolas.
Llamamos al Servicio de la Guardia Civil de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) que se persona en el lugar de los hechos y se quedan tan tranquilos porque los dueños de los restaurantes en cuesión les enseñan un permiso, que no es otra cosa que el certificado veterinario de que el cerdo está sano y lo pueden matar. Sin comentarios.
Está muy claro que con la Administración Española no podemos contar para nada, aquí todas las leyes se incumplen ante la indiferencia y, por qué no, con el beneplácito de las autoridades competentes, que no tienen ningún interés en indisponerse con el cacique del pueblo de turno.
DENUNCIA DE ÚLTIMA HORA:
A principios del mes de agosto desde A L A hemos denunciado a la Comunidad Autónoma de Madrid, la forma brutal en que son muertas las vaquillas y becerros que corren en los encierros, ya que, no se cumple la normativa comunitaria europea, ni la ley española vigente, según la cual, los animales deben de ser aturdidos previamente a su sacrificio.
FUENTE: Boletín informativo Verano/Otoño 1998 de la Asociación ALA (Alternativa para la Liberación Animal)