Julio de 1991

Julio de 1991

La increíble historia de las cámaras de gas

 Entidad protectora regala cámaras de gas para resolver el "problema" animal

(Buenos Aires) En abril llegó a las redacciones de los diarios un comunicado en ocasión del Día del Animal. La misiva estaba firmada por Ruth Hasenclever, Marta Appuhn-Beilicke y Carmen Acuña, presidenta, vice y delegada, respectivamente, de la A.A.A., la Asociación Amigas de los Animales. En el texto, la entidad, con sede legal en Olivos, hacía un "balance de su gestión como colaboradora de los centros antirrábicos del conurbano" y efectuaba un pormenorizado detalle de LAS CAMARAS DE GAS que había OBSEQUIADO PARA MATAR ANIMALES.
Pero no sólo producía espanto la donación de cámaras de gas para matar animales, sino los orígenes de esta entidad, cuya fundadora no era otra que la esposa de Pedro Ricardo Olmo, el alias de Walter Kutschmann, el criminal nazi que encontró refugio en la Argentina por cerca de 40 años.
Para los animales en su día
La difusión de este insólito comunicado permitió unir algunos cabos que habían quedado sueltos durante el "Caso Menditeguy", a saber:
En su declaración indagatoria, Clara Menditeguy había señalado a una tal "Carmen, de Olivos" como una de las proveedoras de la droga para matar animales. Y así como se había indicado oportunamente en la causa, Carmen era el nombre de pila de la delegada de esta entidad con domicilio en Olivos, provincia de Buenos Aires.
Pero lo que espantaba en esta ocasión era la donación de cámaras de gas para matar animales. El comunicado decía que las cámaras de gas habían sido obsequiadas a los antirrábicos de los siguientes municipios:
Florencio Varela, Pilar, Miramar (tanque completo para cámara de gas enfriado), Vicente López (materiales –con mano de obra incluida- para la construcción de la cámara de gas), Lanús (material para la rampa de la cámara de gas), Almirante Brown (tanque completo para cámara de gas), General Sarmiento (Manguera para cámara de gas), San Martín (materiales para la construcción de la cámara de gas), Tres de Febrero (tanque para la cámara de gas), Avellaneda (tres puertas herméticas para la cámara de gas), Esteban Echeverría (material para la construcción de la cámara de gas), Tigre (material para la construcción de la cámara de gas), Olavarría (tanque completo para la cámara de gas), San Isidro y Berazategui (medicamentos para sacrificio eutanásico).
El comunicado terminaba con esta frase:
"Un animal debe morir dignamente y por eso la Sociedad Amigas de los Animales NO APOYA ningún grupo de protectoras que por medio de cooperadoras instalen dentro de los centros antirrábicos, refugios para animales abandonados."
El "problema" canino
Después de investigaciones que incluyeron tanto los archivos de la Inspección General de Justicia como los de algunos medios periodísticos, se pudo determinar quiénes eran las "amigas de los animales". El texto siguiente corresponde a una investigación posterior, efectuada por la Revista Nueva Sión, que sintetizaba los datos y aportaba nueva información.
"La Sociedad Civil "Amigas de los Animales" se constituyó el 9 de agosto de 1973, encabezada por "doña Geralda Baeumler de Olmo, casada en primeras nupcias con Pedro Ricardo Olmo". Este último era el nombre falso bajo el cual se escondía en la Argentina el criminal nazi Walter Kutschmann, identidad que -en la realidad- correspondía a un religioso español fallecido.
Ingresó a la Argentina el 16 de enero de 1948 con cédula especial para sacerdotes del Ministerio de Asuntos Exteriores de España Nº 2.307.
El 28 de agosto de 1950 se naturaliza como ciudadano argentino, falseando datos: exhibiendo copia de un acta de matrimonio celebrada ante el Registro Civil porteño el 30 de noviembre de 1948. En dicha documentación figura -en calidad de testigo- Teresa Poselt de Roschmann.
El jerarca nazi Eduardo Roschmann (conocido como "el carnicero de Riga") ingresó a nuestro país en 1948, al igual que Kutschmann.
El contrato social de las "Amigas de los Animales", luego de la mujer de Kutschmann, menciona a "doña Elsbettina GOLDSTEIN de Erlich", de nacionalidad alemana. Siguiendo con las coincidencias, Goldstein era uno de los apellidos con los cuales Bormann, el lugarteniente de Hitler, se amparaba en su paso por el país, según antiguos relevamientos.
De cualquier modo, y más allá de las vinculaciones probadas y supuestas con criminales nazis, el perfil de la agrupación se define en el artículo dos del contrato, que se refiere a "los asociados. Su ingreso y egreso", fijando el siguiente requisito: "Podrán ser admitidos como asociados todas las personas que estén de acuerdo con las finalidades y propósitos de la Asociación, acepten la aplicación de la eutanasia a aquellos animales que por razones de vejez, enfermedad o fuerza mayor, deban ser sacrificados y satisfagan los demás requisitos que establecen estos Estatutos".
Dos años después de constituida esta sociedad, merced a informaciones proporcionadas por el sobreviviente del Holocausto José Moskovits y por el Centro Wiesenthal, se determina el domicilio y la verdadera identidad del nazi Kutschmann, quien era jefe de compras en la empresa alemana Osram.
Ante la difusión pública del caso, el gobierno de Alemania Federal anticipa su interés en requerir la extradición. Se inicia en un juzgado civil y comercial federal de Buenos Aires un proceso de revocación de la ciudadanía obtenida en violación a las leyes nacionales. Y aquí ocurre un hecho inédito aún para una justicia como la argentina: se "traspapela" el expediente durante... cinco años! Las actuaciones extraviadas en 1975 reaparecen recién el 26 de junio de 1980, con una nota del Secretario del juzgado donde informaba que el expediente se había perdido en la caja fuerte del tribunal, "confundido con otras pertenencias". En el interín, el nazi volvió a esconderse.
Esta vez, fijaría su residencia en la ciudad balnearia de Miramar. Y será Miramar una de las 20 localidades que contarían con cámara de gas, gentilmente donadas por la "Asociación Amigas de los Animales" (A.A.A.)
En 1983 Wiesenthal aportó datos que permitieron ubicarlo en Miramar. Allí, antes de volver a fugar, fue abordado por periodistas de la revista Gente, con los cuales sostuvo el siguiente diálogo:
"-Sé que un día puede pasar un coche con familiares de esos polacos que dicen que maté. Sé que ese día pueden pegarme 20 balazos. Estoy preparado. Algunos siguen empeñados en decir que soy un monstruo, que tengo las manos ensangrentadas, que soy un criminal. Tengo la conciencia limpia. Pero si mi destino es morir con veinte balazos en el cuerpo, lo acepto."
"-¿A qué se dedica ahora?"
"-Protección de animales."
"-De eso no se vive."
"-Sin comentarios".
La mención del nazi a los "20 balazos" evoca sin duda el fusilamiento de los 20 profesores polacos.
Walter Kutschmann fue detenido el 14 de noviembre de 1985 en la localidad de Florida, provincia de Buenos Aires, con la participación de agentes de Interpol. Mientras se sustanciaba un engorroso trámite de extradición, falleció el 30 de agosto de 1986 en el Hospital Fernández a causa de una súbita afección cardíaca.
No obstante, su tarea de "protección de animales" tiene continuación en la A.A.A."
Quién fue Walter Kutschmann
"El 4 de julio de 1941, a las 5 de la mañana, un pelotón de fusilamiento compuesto por cinco alemanes y dos ucranianos bajo las órdenes del teniente de la SS Walter Kutschmann llevó en Lemberg a 20 profesores universitarios polacos y sus familias a las colinas de Wulencka. Allí, los dos ucranianos cavaron una fosa. Seguidamente, las 38 personas (incluyendo 18 mujeres y niños) fueron ejecutados, matándose también a los dos auxiliares ucranianos para que no divulgaran la acción.
Posteriormente, Kutschmann fue transferido a la Sección de Asuntos Judíos de la Gestapo en Tarnopol, y fue jefe de la Gestapo en Brzezany, donde según el Centro de Documentación de Simón Wiesenthal fue responsable del asesinato de 1.500 judíos.
El Nazi Walter Kutschmann huyó a la Argentina merced a una extendida red de protección y complicidad, y aquí se dedicó con su mujer a promover la utilización de unas maquinarias para solucionar el problema de la abundancia de perros vagabundos: las cámaras de gas".