La policía china rescata tres osos que eran torturados en un restaurante

La policía china rescata tres osos que eran torturados en un restaurante

La policía china rescató a tres osos negros que estaban atados en el patio interior de un restaurante de Pekín, donde se les hacía cortes a la altura del hígado para sacarles la bilis con un tubo. El líquido era vendido como licor medicinal y reconstituyente a sus clientes, según informaron hoy las autoridades locales.

Los osos, pertenecientes a una especie en vías de extinción, fueron trasladados el miércoles 16, al Centro para el Cuidado de Animales Salvajes de la Administración Forestal de Pekín donde serán atendidos por un grupo de veterinarios.

'Cuando la policía descubrió a los osos en el patio trasero del restaurante Huangiayuan, uno de ellos todavía tenía clavada una cuchilla, a la que se había atado un tubo, para recoger su bilis', señaló Wu Tianjin, miembro de la Administración Forestal.

El operativo policial se inició el pasado martes después de que los vecinos que vivían cerca del restaurante denunciaran que oían frecuentemente 'lamentos de dolor', al parecer de animales, agrega el diario 'China Daily'. Los agentes precintaron el restaurante y descubrieron que dentro de los frigoríficos había varios botellines de bilis de oso mezclados con licor que, según las investigaciones posteriores, se vendía a unos 1.800 yuanes (216 dólares) por unidad.

'El restaurante, que trajo los osos a Pekín desde la provincia de Jilin (norte de China), carecía incluso de licencia para mantener en cautividad a los plantígrados', agregó Wu Tianjin. Ésta es la segunda vez desde 1997 que la Administración Forestal rescata a osos utilizados para hacer medicinas en Pekín, señaló Hou Baokun, director del Departamento para la Protección de la Vida Salvaje de esta capital.

Las fuentes añadieron que el Gobierno chino prohibió hace mucho tiempo la práctica cruel de sangrar a los osos para conseguir su bilis, lo que es sancionado en todos los países del mundo. La Administración Forestal de Pekín ha abierto un expediente al restaurante y ha nombrado a un grupo de investigadores para determinar responsabilidades y castigar a los culpables.

Jueves, 17 agosto 2000 iBrujula.com / Agencias